Dormir puede ser uno de los gastos fijos más altos de cualquier viaje. Cuando la gente piensa en alojamientos baratos muchas veces se imagina lugares sucios, llenos de insectos o lugares peligrosos.

¿Cómo encontrar alojamientos baratos?

En realidad la oferta de alojamientos en el mundo ha cambiado bastante. La idea del hotel se ha quedado atrás y todos los días tenemos opciones para dormir en lugares cómodos, bonitos, baratos y seguros.

Existen algunos lugares del mundo que carecen de cualquier tipo de infraestructura turística, por lo que se pueden sacar de esta lista. Aquí algunas ideas para dormir barato:

Ir en temporada baja: elegir los destinos en temporada baja es la mejor forma de ahorrar dinero. Generalmente todo está a la mitad de precio y puedes llegar a los lugares sin reserva. Así se puede pedir siempre descuento.

Alojarse cerca de los lugares que vamos a visitar: de nada sirve alojarse en un hotel barato que queda lejos de todo y en el que vamos a gastar más en transporte para llegar a él. La idea es que nuestro alojamiento nos permita hacer de todo a pie o en servicio público tradicional.

Usar Airbnb: puedes rentar habitaciones privadas, compartidas o casas enteras en todo el mundo. Puedes contactar a las personas que ofrecen los alojamientos y pedirles descuentos. Lo ideal es cerrar el trato con la persona directamente y ahorrarse la comisión que cobra la plataforma.

Ir a hostales: los dormitorios serán siempre una de las formas más económicas de viajar. En regiones como Europa, Norte América o Asia los alojamientos privados cuestan una fortuna. Así que los hostales son una excelente alternativa para ahorrar dinero. Muchos cuentan con cocina para los huéspedes y casi siempre se debe compartir el baño. Los hostales son lugares ideales para conocer otros viajeros.

Reservar solo una noche: es ideal no comprometernos con alojamientos que no conocemos. Las fotos de internet son una mentira. La idea es asegurar la primera dormida y al día siguiente evaluar si el sitio es bueno o no. Esto nos permite buscar nuevas opciones, mejores lugares, mejores ubicaciones y mejores precios.

Usar Booking.com: esta plataforma permite encontrar alojamientos baratos en todo el mundo. Al hacer más reservas recibes puntos los cuales te dan descuentos. Puedes buscar los alojamientos por ubicación en el mapa y ver la calificación de los usuarios. Muy recomendado. Hay alojamientos que permiten reservar sin tarjeta de crédito y sin multas si uno no se presenta.

Usar Agoda.com: este sitio es ideal para viajar por Asia. Tiene muy buenas ofertas, además opera muy bien en ese lado del mundo.

Usar millas: si se tienen suficientes millas de la tarjeta de crédito y de los diferentes programas de viajero frecuente se pueden redimir por alojamientos. Ideal en ciudades o lugares muy costosos.

Acampar: en regiones como la Patagonia, el Caribe, Estados Unidos y Europa las zonas de camping son muy comunes. Acampar es muy barato y en algunos lugares hasta rentan los equipos. Antes de llegar al destino se debe averiguar por las opciones de camping que existen. Lugares como Brooklyn, Berlín, Singapore o Tokyo tienen campamentos establecidos.

Dormir en carro: alquilar una casa rodante en Estados Unidos, Europa, Nueva Zelanda, África o Australia es muy común. Alquilarlos es muy económico y permite dormir en lugares remotos. Ideal para recorrer parques naturales.

Dormir en trenes y buses nocturnos: salir de una ciudad en la noche y amanecer en otra al día siguiente es una opción muy utilizada por viajeros de todo el mundo. Lo único malo de esta modalidad es que se pierde la belleza del paisaje.